Moda textil y medioambiental

Moda textil y medioambiental

31/05/2022 0 Por NuestraReaccion

Términos como eco-moda, moda sostenible o slow-fashion están siendo más extendidos en el mundo textil con un compromiso medioambiental.

La comisión europea pone el ojo en la fast fashion, dando luz verde a su Estrategia sobre los productos textiles Sostenibles y Circulares. Un plan con una única pretensión, “que los textiles sean más duraderos, reparables, reutilizables y reciclables a fin de luchar contra la moda rápida, la basura textil y la destrucción de los productos textiles no vendidos”. 

Entre otras medidas, se encuentra la exigencia de incluir información en cada producto con el fin de que los consumidores conozcan los impactos ambientales de sus compras. Todos los productos regulados tendrán un pasaporte digital para facilitar su reparación o reciclaje y el seguimiento de sustancias preocupantes a lo largo de la cadena de suministro. Y una de las más aplaudidas es, sin duda, la inclusión o la atención a los derechos sociales en la producción de las mismas ya que en las producciones textiles actuales se sigue incinerando los restos sobrantes negando la posibilidad de adquirir prendas de ropa a menos costo o donarlas a personas de necesidad. 

Con este paquete de medidas el órgano europeo prevé para el 2030 un ahorro de 132 Mtep de energía.  

Actualmente, la industria textil es la segunda más contaminante después de la petrolera, ya que produce el 20% de las aguas residuales y el 10% de las emisiones de carbono.  

Ropa

La mayoría de los materiales que se utilizan en la confección de ropa, como el poliéster, el nailon o el acrílico, generan medio millón de plásticos que ocasionan un grave problema medioambiental en los océanos.

En cuanto a los materiales naturales como el algodón, tampoco se libran de su impacto en el medio ambiente ya que para su producción se utilizan pesticidas y herbicidas peligrosos y contaminantes, además de la necesidad de grandes cantidades de agua que se requieren para el crecimiento de las plantaciones de regadío. Junto con los materiales, no debemos olvidarnos de los colorantes, tintes y sustancias que acompañan a la confección de estas prendas y que la mayoría, por no decir todas, no son productos biodegradables. 

Aunque son medidas recibidas de buen agrado, no solo está en las empresas la posibilidad de cambiar las cosas. Desde nuestrareacción.es siempre incitamos a las personas a ser los agentes del cambio y en el ámbito textil nuestra acción es vital, por lo tanto: 

  1. Compra proximidad ya que reduce la huella ecológica. 
  1. Escoge telas y ropas ecológicas. Aunque el gasto puede parecer, a priori mayor. 
  1. Usa ropa de segunda mano y dona la tuya. 
  1. Cuida la ropa utilizando productos no abrasivos. 
  1. Reutiliza, reduce y recicla.