Nuevas energías, nuevos horizontes.

Nuevas energías, nuevos horizontes.

14/02/2022 1 Por NuestraReaccion

Un modelo energético social, ambiental, responsable y en manos de la ciudadanía.

La cooperativa de energía renovable es un modelo de gestión de recursos que cada vez va adquiriendo más protagonismo en nuestra sociedad por un motivo importante: apuestan por energías limpias, renovables, necesarias para reducir el cambio climático ya que tienen un escaso impacto ambiental.

Esta fórmula aplicada al consumo energético existe desde finales del siglo XIX, si bien en aquel momento su objetivo era dotar de electricidad a zonas rurales aisladas. Tras la crisis del petróleo de 1970 que se descubrió nuestra dependencia a este recurso, surgieron los primeros casos de cooperativas energéticas basadas en el uso de energías renovables en países del norte de Europa como Alemania o Dinamarca. En España debido a la concienciación sobre el cambio climático y al excesivo precio de las grandes empresas tradicionales productoras y suministradoras de energías hay un nuevo boom.

 

Evolución prevista en la generación eléctrica

Actualmente el 77% del abastecimiento primario proviene de energías fósiles, tales como, carbón, petróleo y gas natural.

fuente: MITECO

Nos hemos puesto en contacto con una Som energía, la primera cooperativa energética de España y una de las de mayor crecimiento en Europa, para que nos expliquen su funcionamiento de cara a hacer estas entidades más cercanas a todos los ciudadanos. 

Som Energía nació para hacer un bien común y como reivindicación política. En estos diez años que ha cumplido, han pasado de 300 socios a 68.000, a pesar de enfrentarse continuamente a problemas como los cambios regulatorios constantes del mercado eléctrico, el vacío en cuanto a normativa de la autoproducción o el paro de las primas a las renovables justo cuando empezaron. Un entorno hostil para una empresa donde la persona es el centro. 

Su labor no es solo la de gestionar, comprar y facturar la electricidad que consumen los socios y socias. También producen energía a partir de fuentes renovables que se financian con la aportación económica de los socios. Poseen nueve plantas fotovoltaicas, entre ellas las de Alcolea del Rio y una mini central hidráulica. 

En un nivel más práctico, no es una tarea difícil pertenecer a una cooperativa como socio. En primer lugar, la energía limpia y verde tiene el mismo precio que la contaminante. Desde Som Energía aseguran que el mito de que las renovables son caras ya se superó pues sus infraestructuras están amortizadas. Por otro lado, cualquier persona, empresa, asociación, cooperativa, fundación o ayuntamiento puede asociarse con una aportación inicial de 100 euros, pudiendo participar desde ese momento con su voz y voto en la Asamblea General. Este cambio en la contratación no supone ninguna necesidad de cambios técnicos en la instalación. Es tan sencillo como cambiar de móvil. Sin embargo, nuestra adhesión a este tipo de modelos de gestión puede provocar un gran impacto en la sociedad. Por el simple hecho de contratar y consumir electricidad de fuentes renovables, podemos exigir al mercado que la produzca, en detrimento de las energías más contaminantes, por lo que se fomentarán más proyectos de energías renovables. 

Se trata de una decisión al alcance de todos. Con un simple gesto podemos sumarnos a la lucha por las energías limpias y frenar un poco más el cambio climático. 

Gracias a Som energia por su colaboración en la elaboración del artículo.