Más allá de la bolsa de rafia

Más allá de la bolsa de rafia

31/03/2021 4 Por NuestraReaccion

Seguro que te has propuesto, en alguna ocasión, convertir tu vida en algo más sostenible y no has ido más allá de cargar con una bolsa propia, la típica de rafia, para hacer la compra. La intención es buena, pero cuando miramos a nuestro alrededor y contemplamos que vivimos rodeados de productos de un solo uso, botes de plástico, elementos de higiene de usar y tirar, pilas, etc, nos convertimos en Quijotes luchando contra molinos de viento.

Bolsa de rafia para la compra

Hoy en día se encuentran multitud de manuales para iniciarnos en cualquier actividad: jardinería, cómo hacer pan, ganchillo, fontanería, maquillaje para bodas, etc. Siguiendo indicaciones cualquiera puede adentrarse en la disciplina que desee, así que Nuestra propuesta es un “manual de iniciación en el cuidado del planeta”.

Entendemos como basura aquello que no se puede reutilizar, que no puede ser compostado (restos orgánicos), ni reciclado, por lo que acabará necesariamente en un vertedero. Este principio vamos a aplicarlo a la cesta de la compra para iniciar este manual.

Arranquemos justo antes de la compra:

¿Realmente necesito comprar esto? Dependiendo del producto podemos encontrar otras soluciones, si es para utilizar en un periodo corto de tiempo, podríamos plantearnos un préstamo. Es una buena idea contar con una red de amigos, compañeros de trabajo o vecinal que apuesten también por la sostenibilidad. Si no la tienes aún, es un buen momento para creerla, te lo agradecerán. Otra opción es darnos cuenta que no necesitamos ese producto. Todo puede pasar.

¡A GRANEL!. Con el ritmo de vida que llevamos, a muchos les resulta una tarea complicada este tipo de práctica pero ya hay supermercados y tiendas que apuestan por este método, poniendo a disposición del cliente desde bolsas biodegradables, reutilizables o permitiendo nuestros propios envases. 

Productos a granel
Productos a granel

PRIORIDAD AL TIPO DE EMBALAJE. Si ese producto no se encuentra a granel, prioriza el embalaje. Hay muchos productos que se encuentran en botes de vidrio o papel que, aunque también repercuten en el medio ambiente, son menos perjudiciales. Hay marcas de higiene personal  que vuelven a apostar por el formato sólido que dura mucho más y acabas con menos química en tu piel. El mayor ingrediente de los geles y champús es el agua, pagamos por algo que ya tenemos. Cuando saques la compra, agrupa todo el plástico de los productos, obsérvalo y plantéate reducirlo algo más en la próxima.

UN SOLO PRODUCTO LIMPIADOR. Sabiendo que los productos de limpieza son la parte más tóxica del hogar, hemos de replantearnos la necesidad de un producto específico para cada rincón. Menos productos dan lugar a menos embalaje y menor coste. Sin olvidarnos de que el mejor desinfectante lo encontramos en nuestra propia cocina: el vinagre.

envases limpieza
envases limpieza

SI NO LO USAS, APÁGALO. Piensa cuánta iluminación es necesaria antes de encender y cuidado con el stand-by, según la Organización de Consumidores (OCU) esto supone más de 2% de nuestro consumo anual. 

AGUA. Controla el tiempo de la ducha, cepillado dental, etc. y cierra el grifo cuando no es necesaria el agua. Los electrodomésticos tienen etiquetas energéticas que indican además de la energía si su consumo de agua es eficiente.

DESPLAZAMIENTOS. Reserva el uso del coche para largas distancias o para trayectos donde no existe otra posibilidad. Pásate a los paseos o los vehículos no motorizados como las bicicletas, patines o patinetes.

REUTILIZA SIEMPRE. Si no es posible, entonces, recicla siempre. 

Pasa esta lista a tus amig@s, compañer@s de trabajo, familia, etc.

mano yes

Y para terminar, no es necesario hacer todos los cambios de golpe, si cada uno hace algún pequeño cambio ya es un poco para la conservación del planeta.  Escoge un par de ellos y llévalos a cabo, cuando lo tengas asumido como un hábito casi natural, vuelve a la lista y escoge otro. ¡Anímate!