El fuego que nos devora

El fuego que nos devora

10/08/2021 0 Por NuestraReaccion

La devastación de miles de hectáreas a manos de los incendios, cada verano más agresivo, es un claro ejemplo del efecto del cambio climático de las últimas décadas.

Este verano Grecia ha sido golpeada, con fuerza, por la furia de las llamas con más de un centenar de incendios que han arrasado casi 60.000 hectáreas en pocos días. A las puertas de la ciudad de Atenas han llegado los bocados voraces de los incendios. La isla de Eubea ha sufrido la pérdida de gran cantidad de masa forestal de sus bosques vírgenes.

Bosque en llamas – foto: Vladyslav Dukhin

La destrucción provocada por el fuego no entiende de fronteras. Tal como indican nuestros amigos de WWF, cada año arden de media 375 000 hectáreas en el Mediterráneo, una zona donde los ecosistemas son especialmente vulnerables al cambio climático. Los estudios científicos de la climatología nos aseguran que el aumento del calor terrestre irá directamente proporcional a la aparición de eventos climatológicos extremos.

Bosque devastado – foto: Matthis Volquardsen

Destrucción circular

El fuego, consume oxígeno y destruye árboles, que a su vez absorben CO2 y lo convierten en O2. Es cierto que los incendios, que en parte son propiciados por el calentamiento global, son también parte del problema. Las llamas consumen los bosques y en el proceso producen dióxido de carbono, que empeora el cambio climático.

Mar Gómez lo dice bien claro en su post de Eltiempo.es analizando el ultimo informe del IPCC: «Las emisiones de gases de efecto invernadero están asfixiando a nuestro planeta y poniendo en peligro a millones de personas. El calentamiento global esta afectando a todas las regiones de la Tierra, y muchos de los cambios se vuelven irreversibles. Y todo por nuestra culpa».

Al igual que Mar Gómez y muchos defensores de la Naturaleza (en mayúsculas), Nuestra Reacción pone su granito de arena para hacer llegar el mensaje:

«Somos parte activa y parte pasiva, cada persona debe comprometerse en sus posibilidades para encontrar una solución»