«Bandera Negra» para las playas de Sanlúcar

«Bandera Negra» para las playas de Sanlúcar

08/07/2021 0 Por NuestraReaccion

Diez años consecutivos llevan obteniendo la «Bandera Negra», otorgada por Ecologistas en Acción, las playas urbanas del municipio gaditano ubicado en el estuario del Guadalquivir.

Tal como informa esta organización compuesta por más de 300 grupos ecologistas repartidos por todo el territorio nacional, las playas urbanas de Sanlúcar de Barrameda obtienen esta calificación por los vertidos contaminantes que se realizan al mar.

Estimamos los vertidos en unos 160.000 m³ durante el año 2020, unos 2.400 litros por habitante y año.

Ecologistas en Acción

Dentro de la denuncia que supone esta calificación, la organización ecologista advierte que uno de los causantes de los vertidos en esa zona del litoral es la propia depuradora de aguas de la localidad. Cada vez que se dan lluvias moderadas se producen desvíos de aguas residuales desde la entrada de la depuradora al mar sin ser tratadas previamente, con la consecuente contaminación del entorno marino.

 Un 10 % de las aguas residuales que han llegado a la depuradora han sido desviadas y vertidas a la desembocadura sin depurar.

Ecologistas en Acción
Playa Sanlúcar – foto: sanlucarturismo.com

El Pleno del Ayuntamiento de Sanlúcar ha aprobado en su reunión de mayo de 2021 la adhesión municipal al convenio que firmarán, previsiblemente pronto, el Estado, la Junta y 7 ayuntamientos andaluces, para la financiación y ejecución de proyectos de construcción,
ampliación y mejora de depuradoras y colectores.

Diez años de «Bandera Negra»

Entre los años 2010 y 2018 Ecologistas en Acción ha otorgado la “Bandera Negra” a estas playas ubicadas en el casco urbano de la localidad por los vertidos masivos al litoral. Si bien, En el año 2019 la calificación fue rebajada a “Punto Negro” reconociendo la mejora en el funcionamiento de la depuradora, sin dejar de alertar que los vertidos directos a la playa y los que se producen al estuario por “desvíos” no eran admisibles y debían ser corregidos. Sin embargo la situación, lejos de mejorar, ha ido a peor: comparando 2019 y 2020, los vertidos se han prácticamente duplicado este último año.